Germinados de Alfalfa

Así crece la alfalfa en las bolsas de germinación de lino Lilliput.

¡ Los germinados son alimentos vivos !

La germinación consiste en una intensa actividad metabólica. Durante esta actividad las semillas “despiertan” de su estado latente y empiezan a multiplicar sus nutrientes para dar alimento a la planta que se está empezando a desarrollar. En los germinados tienen lugar millones de reacciones químicas, entre las que destaca la síntesis de enzimas. Los cambios químicos que ocurren en la semilla al germinar activan una fábrica enzimática poderosa, que no se supera nunca en cualquier estadio posterior de crecimiento (1).

Esta rica concentración enzimática actúa sobre el metabolismo humano al consumirlos, conduciendo a una regeneración del torrente sanguíneo y de los procesos digestivos (2).

La importancia de los germinados se debe a que durante este proceso, aumenta su valor nutritivo (2). Durante la germinación ocurren una serie de reacciones complejas cuyo resultado final es la síntesis de nuevas enzimas, materiales estructurales, compuestos reguladores, ácidos nucleicos, etc. (3). Por ello los germinados son unas de las mayores fuentes naturales de vitaminas, minerales, enzimas, y aminoácidos. Son alimentos biogénicos (vivos) capaces de transferir su energía viva a nuestro cuerpo.

La germinación de una semilla puede llegar a multiplicar la cantidad de vitaminas y enzimas en unas 40 veces (en comparación con el vegetal maduro, según investigaciones realizadas por la Universidad de Maryland, USA, en julio 2012). La semilla germinada se convierte así en un alimento vivo muy digerible por nuestro sistema digestivo.

Es por ello que tanto medicinalmente como nutricionalmente los germinados tienen una larga historia.

Se sabe que en la antigua China, hace más de 5.000 años, ya se recetaban germinados para curar diferentes trastornos de salud. De hecho han seguido siendo parte de la dieta oriental. Y aunque ya en la Biblia en el libro de Daniel se hablaba de los germinados, se han necesitado siglos para que se les reconozcan todos sus méritos nutritivos.

En el siglo XVI los marineros morían de escorbuto (carencia de vitamina C) en sus largos viajes, pero a partir de 1772-1775 el capitán Cook hizo que sus marineros comieran limas, limones y distintos tipos de germinados, todos ellos con un alto contenido en Vitamina C.

Germinados más conocidos

¿Por qué consumir germinados?

Son en sí mismos un alimento con nutrientes concentrados generadores de salud. Alimentos que la naturaleza elabora de forma mucho más perfecta que un complejo laboratorio.

  1. Son los alimentos menos contaminados que se puedan encontrar. Si un grano germina, es que tiene calidad suficiente para hacerlo, si no sería una semilla sin vida.
  2. Se digieren y asimilan de forma fácil por nuestro organismo gracias a su riqueza enzimática. Ayudan a personas con estómagos delicados y fortalecen el sistema inmunológico proporcionando una mayor vitalidad en nuestro día a día. Su valor nutricional es similar al de las frutas, aportando muy pocas calorías, lo cual resulta ideal para bajar de peso.

No hay que ser un fanático de los germinados, para que te gusten y sientas sus beneficios.

Añade progresivamente una o dos tazas de los germinados de tu preferencia a tu dieta diaria y diviértete añadiendo vida a tus comidas !!

 

(1) Gómez Ortiz, S.  1980. Cambios en la concentración de Lisina durante la germinación del amaranto. Tesis. IPN, México.

(2) Klaus, L. 1980. Cereal sprouts: composition, nutritive value, food application. Critcal review in f.Sci. and Nut. 13(4):354-384.

(3) Mayer, A.M. Poljakofv-Mayber, A. 1985. The germination of seeds. 2ª edition. Oxford Pergamon.

[Total:1    Promedio:1/5]