¿Qué son los cereales germinados?

Te has preguntado si los cereales que tomas son realmente saludables, o si los tomas de la manera correcta. Hoy te explicamos cómo los cereales germinados, resultan una alternativa sana frente a los que no lo son. También te contaremos por qué las personas que tienen pequeñas intolerancias al gluten deberían considerar su consumo.

Imagino que si estás aquí es porque ya entiendes qué son los germinados y cuáles son sus beneficios. Si todavía no lo sabes, puedes leer más sobre las semillas germinadas en nuestro blog o en nuestro canal youtube. Para que te hagas una idea, los cereales germinados son granos mucho más digestivos y asimilables para nuestro aparato digestivo. Al estar germinado su composición bioquímica es mucho más sencilla y amigable con nuestro cuerpo.

Durante la germinación se producen una serie de reacciones bioquímicas que hacen que la composición nutricional de las semillas cambie, aumenta su contenido en vitaminas, y aumenta su digestibilidad.

Beneficios de tomar cereales germinados

Muchos de vosotros nos preguntáis ¿cuáles son las principales ventajas de tomar cereales germinados frente a cereales que no están germinados? Aquí te dejamos las 3 razones más importantes:

1 Gluten “germinado” de fácil digestión.

Como ya sabéis el gluten es una proteína que se encuentra en los cereales de manera natural. A lo largo de los años se han ido seleccionando variedades de cereales, sobre todo trigo, con mayores contenidos en gluten ya que esta proteína aporta mayor esponjosidad a los panes y la bollería. Esto ha provocado junto con el consumo excesivo de este tipo de productos (panes blancos y bollería industrial) que cada vez hay más intolerancias al gluten.

Sin embargo, en los cereales germinados el contenido el gluten es muchísimo más bajo, porque como ya sabes, durante la germinación las proteínas que contienen las semillas se van transformando cada vez en proteínas más sencillas hasta transformarse en aminoácidos. Si bien es cierto que esta proteína no desaparece por completo, su composición bioquímica es mucho más amigable para nuestro cuerpo.

A menos que seas celíaco o 100% intolerante al gluten, te animo que pruebes a consumir un bol de copos de cereales germinados de trigo, avena o centeno, o incluso pruebes a hacer y a comer un pan de trigo germinado, te resultará mucho más digestivo y ligero por ser un alimento “predigerido”.

2 Menos antinutrientes y ácido fítico.

Compuesto principalmente por fósoforo, es un ácido que actúa, de manera muy muy general, como un mecanismo de defensa para la supervivencia de las semillas y los granos. Esto quiere decir, que para que no podamos comerlas “tal cual nos la da la naturaleza”, se llenan de este ácido para hacer más pesadas nuestras digestiones y asegurarse de que no volvamos a consumirlas. De esta manera las semillas consiguen sobrevivir a sus ciclos reproductivos.

Las fuentes alimentarias de ácido fítico las encontramos en semillas, granos y frutos secos. Por ejemplo; legumbres, semillas de sésamo (ajonjolí), nueces, almendras y los cereales como la avena y el trigo.

¿Cómo afecta el ácido fítico a nuestra disgestión?

Según un estudio científico de la Universidad de Alcalá de Henares, este ácido pudiera ser un inhibidor de enzimas y un bloqueador en lo que a absorción de minerales se refiere. Esto quiere decir, los minerales podrían quedar atrapados por el ácido fítico y no ser absorbidos por el intestino.

Si pensáis que al comer una barra de pan, unas gachas o un porridge de avena, estáis aprovechando el 100% del valor nutricional, lamento deciros que no es así.

¿Qué podemos hacer para absorber mejor los minerales que contienen los cereales? Pues consumirlos germinados. ¿Por qué? Pues porque durante la germinación el contenido de ácido fítico de los cereales disminuye significativamente. En otro vídeo os hablaré de los antinutrientes y cómo actúan en nuestro organismo.

Un estudio de la Weston Price Foundation ha demostrado que gran parte del hierro y magnesio contenido en una barra de pan, no puede ser digerido si los granos no están previamente germinados.

3 Cereales germinados, fuente importante de fibra insoluble.

Los cereales son una fuente importante de carbohidratos que nos ayudan a mantenernos con energía durante todo el día, y si estos granos están germinados, lo son más aún. Los carbohidratos complejos al igual que las proteínas se transforman en carbohidratos cada vez más sencillos, obteniendo como resultado una energía más eficiente.

Para personas deportistas, es ideal consumirlos ya que los niveles de glucosa en sangre se recuperan más rápidamente después de un duro entrenamiento. Si se toman cereales sin germinar, se requerirá un mayor esfuerzo digestivo para obtener la glucosa que las células necesitan. Al tomar semillas germinadas, se evita además la “destrucción” de las proteínas por falta de energía.

Además, estudios científicos han demostrado que las semillas germinadas aumentan su contenido en fibra. Como sabes, la fibra nos ayuda a eliminar los residuos y las toxinas fuera del intestino, regulando problemas de estreñimiento.

¿Cómo tomar los cereales germinados?

En primer lugar te recomiendo que si tienes alguna intolerancia relacionada con el consumo de semillas y cereales, enfoques tu atención en recuperar tu funcionamiento digestivo. Si fuera necesario aparta este tipo de alimentos para que te recuperes lo antes posible, házlo.

Si no tienes problemas de intolerancias, te recomiendo plenamente empezar a consumir cereales germinados o al menos activados. Puedes empezar por ejemplo con los copos germinados de avena, trigo o centeno que ofrecemos en Lilliput. Estos copos están listos para consumir sin necesidad de remojarlos o calentarlos. Puedes hacer tortitas, gachas o porridges crudos, harinas para galletas, y mil cosas más.

Receta rápida para tomar copos de desayuno

Esta receta, es muy sencilla y es una de mis favoritas, sobretodo cuando tengo algo de prisa por la mañana.

En un vaso de bebida vegetal de tu preferencia añade dos cucharadas de copos de cereales germinados (avena, trigo o centeno), una cucharadita de caco en polvo y endulzante al gusto. Mezcla todo muy bien y déjalo reposar unos 10 a 15 min en el frigorífico. Los copos se ablandaran y conseguirás una textura de pudding super saludable y deliciosa!

¿Qué te ha parecido el post? ¿ha cambiado tu manera de ver los cereales? Déjanos tus comentarios y opiniones, comparte este artículo con tus amigos y siguenos en las redes sociales.